Esta página web esta en venta en SEOBulk.net

percepcion de ingresos brutos en facturas b

Cómo se calcula la percepción de ingresos brutos en una factura

Cuando se emite una factura, hay ciertos impuestos y cargos adicionales que pueden aplicarse según el lugar en donde se realice la operación. Uno de ellos es la percepción de ingresos brutos, un impuesto que se aplica en algunas provincias de Argentina a las ventas de bienes o servicios gravados.

La percepción de ingresos brutos es un impuesto que perciben los agentes de retención, que pueden ser responsables inscriptos, sujetos exentos o no inscriptos obligados a retener. En términos generales, el impuesto se aplica sobre el monto total de la factura y se calcula como un porcentaje sobre el valor gravado de la misma.

Es decir, que la percepción de ingresos brutos se calcula en base al valor de los bienes o servicios que están sujetos al impuesto, excluyendo el IVA y otros tributos. Para calcularla, se debe multiplicar el valor gravado de la factura por el porcentaje fijado por la jurisdicción correspondiente.

En algunos casos, la percepción de ingresos brutos puede ser deducible como crédito fiscal, lo que significa que se puede utilizar para compensar otros impuestos que deba pagar el contribuyente. En otros casos, el impuesto puede ser trasladado al comprador, quien deberá pagar la percepción junto con el resto de los impuestos y cargos de la factura.

Es importante tener en cuenta que las tasas de percepción de ingresos brutos varían según la provincia en donde se realice la operación. Además, existen algunas jurisdicciones que no aplican este impuesto, por lo que es fundamental conocer la normativa específica de cada lugar.

Algunas de las provincias que aplican la percepción de ingresos brutos son Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Mendoza y Entre Ríos, entre otras. En estos casos, los agentes de retención deben incluir el impuesto en la factura y pagar la suma retenida a las autoridades provinciales correspondientes.

En resumen, la percepción de ingresos brutos es un impuesto que se aplica en algunas jurisdicciones de Argentina sobre las ventas de bienes o servicios gravados. El impuesto se calcula como un porcentaje sobre el valor gravado de la factura y puede ser deducible como crédito fiscal o trasladado al comprador, según la normativa correspondiente.

Para evitar confusiones y cumplir con las obligaciones fiscales correspondientes, es fundamental conocer la normativa específica de cada provincia y contar con herramientas adecuadas para calcular y registrar correctamente los impuestos en las facturas. Además, es importante llevar una correcta contabilidad y registro de los impuestos percibidos y pagados, para evitar multas y sanciones por parte de las autoridades fiscales.

En conclusión, la percepción de ingresos brutos es un impuesto adicional que puede afectar el cálculo y la emisión de las facturas en algunas provincias de Argentina. Por eso, es fundamental conocer sus características y normativas para poder cumplir con las obligaciones fiscales y evitar problemas en el futuro.
https://www.youtube.com/watch?v=4OS8HBL4IEI

Cómo se calcula la percepción de ingresos brutos en una factura

Cuando se emite una factura, hay ciertos impuestos y cargos adicionales que pueden aplicarse según el lugar en donde se realice la operación. Uno de ellos es la percepción de ingresos brutos, un impuesto que se aplica en algunas provincias de Argentina a las ventas de bienes o servicios gravados.

La percepción de ingresos brutos es un impuesto que perciben los agentes de retención, que pueden ser responsables inscriptos, sujetos exentos o no inscriptos obligados a retener. En términos generales, el impuesto se aplica sobre el monto total de la factura y se calcula como un porcentaje sobre el valor gravado de la misma.

Es decir, que la percepción de ingresos brutos se calcula en base al valor de los bienes o servicios que están sujetos al impuesto, excluyendo el IVA y otros tributos. Para calcularla, se debe multiplicar el valor gravado de la factura por el porcentaje fijado por la jurisdicción correspondiente.

En algunos casos, la percepción de ingresos brutos puede ser deducible como crédito fiscal, lo que significa que se puede utilizar para compensar otros impuestos que deba pagar el contribuyente. En otros casos, el impuesto puede ser trasladado al comprador, quien deberá pagar la percepción junto con el resto de los impuestos y cargos de la factura.

Es importante tener en cuenta que las tasas de percepción de ingresos brutos varían según la provincia en donde se realice la operación. Además, existen algunas jurisdicciones que no aplican este impuesto, por lo que es fundamental conocer la normativa específica de cada lugar.

Algunas de las provincias que aplican la percepción de ingresos brutos son Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Mendoza y Entre Ríos, entre otras. En estos casos, los agentes de retención deben incluir el impuesto en la factura y pagar la suma retenida a las autoridades provinciales correspondientes.

En resumen, la percepción de ingresos brutos es un impuesto que se aplica en algunas jurisdicciones de Argentina sobre las ventas de bienes o servicios gravados. El impuesto se calcula como un porcentaje sobre el valor gravado de la factura y puede ser deducible como crédito fiscal o trasladado al comprador, según la normativa correspondiente.

Para evitar confusiones y cumplir con las obligaciones fiscales correspondientes, es fundamental conocer la normativa específica de cada provincia y contar con herramientas adecuadas para calcular y registrar correctamente los impuestos en las facturas. Además, es importante llevar una correcta contabilidad y registro de los impuestos percibidos y pagados, para evitar multas y sanciones por parte de las autoridades fiscales.

En conclusión, la percepción de ingresos brutos es un impuesto adicional que puede afectar el cálculo y la emisión de las facturas en algunas provincias de Argentina. Por eso, es fundamental conocer sus características y normativas para poder cumplir con las obligaciones fiscales y evitar problemas en el futuro.

¿Quiénes deben aplicar la percepción de ingresos brutos en sus facturas?

La percepción de ingresos brutos es un impuesto que aplica en varias provincias argentinas y que es retenido por los contribuyentes que tienen un nivel de facturación determinado. Es decir, aquellos que superen cierto monto de facturación mensual deben aplicar una retención a sus ventas y servicios, que luego será transferida al fisco.

¿Quiénes deben aplicar la percepción de ingresos brutos?

  • Monotributistas: aquellos que se encuentran inscriptos en el Monotributo y tienen un nivel de ingresos superiores al tope fijado para su categoría.
  • Responsables Inscriptos en el Impuesto al Valor Agregado (IVA): quienes tributan el IVA y tienen un nivel de ingresos brutos que supera los montos de facturación mensual determinados en cada provincia.
  • Pequeñas y medianas empresas: aquellas que superan cierto nivel de facturación establecido por cada provincia.

Es importante destacar que cada provincia establece sus propios límites de facturación para aplicar la percepción de ingresos brutos. Por lo tanto, es necesario consultar la normativa de cada jurisdicción para conocer los montos específicos.

¿Cómo se aplica la percepción de ingresos brutos en las facturas?

  como solicitar factura a facebook

La percepción de ingresos brutos se aplica como un porcentaje sobre el total de la factura emitida. Este porcentaje varía según la actividad económica del contribuyente y la provincia en la que se encuentre registrado.

Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires, el porcentaje de percepción de ingresos brutos para la venta de bienes muebles es del 1,5%. Esto significa que si un responsable inscripto emite una factura de $10.000 para la venta de un producto, deberá aplicar una percepción de $150, lo que resultará en un monto neto a cobrar de $9.850.

En algunos casos, la percepción de ingresos brutos puede ser un impuesto que tenga un impacto significativo en el costo final de los productos y servicios que ofrecen los contribuyentes. Por lo tanto, es importante tener en cuenta este impuesto al momento de establecer precios y cotizaciones.

¿Cómo se debe informar la percepción de ingresos brutos en las facturas?

La percepción de ingresos brutos debe ser discriminada en la factura como un ítem aparte. En la mayoría de los casos, se incluye en el total del impuesto una vez agregado a la factura.

En la factura, se debe discriminar el porcentaje correspondiente a la percepción de ingresos brutos y el monto retenido. Además, se debe incluir el número de inscripción del responsable inscripto, el número de CUIT y el número de percepción, que es otorgado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Conclusión

La percepción de ingresos brutos es un impuesto que aplica en varias provincias de Argentina y que se aplica por retención a quienes superan ciertos niveles de facturación mensual. Es fundamental que los contribuyentes que deban aplicar esta percepción informen de manera clara y detallada este impuesto en sus facturas, para evitar inconvenientes con la AFIP y facilitar la transparencia en sus operaciones comerciales.

¿Quiénes deben aplicar la percepción de ingresos brutos en sus facturas?

Introducción

Cuando una empresa recibe ingresos brutos, es importante saber cómo registrarlos correctamente en la contabilidad. De esta manera, se puede conocer la situación financiera de la empresa y tomar decisiones informadas. En este artículo, exploraremos cómo debemos registrar las percepciones de ingresos brutos en la contabilidad de una empresa.

¿Qué son las percepciones de ingresos brutos?

Las percepciones de ingresos brutos se refieren a los ingresos que una empresa obtiene de sus actividades comerciales regulares. Estos ingresos pueden provenir de la venta de productos o servicios, así como de otras fuentes de ingresos como alquileres y comisiones.

Es importante distinguir entre los ingresos brutos y los ingresos netos. Los ingresos netos son los ingresos que quedan después de deducir los gastos de la empresa. Por otro lado, los ingresos brutos son el total de ingresos antes de deducir los gastos.

Registro en la contabilidad

Para registrar las percepciones de ingresos brutos en la contabilidad de tu empresa, debes tener en cuenta algunos pasos importantes:

1. Define los tipos de ingresos

En primer lugar, es importante definir los tipos de ingresos que genera tu empresa. Generalmente, los ingresos se dividen en dos categorías principales: ingresos operativos y no operativos. Los ingresos operativos se obtienen a partir de las actividades normales de la empresa, mientras que los ingresos no operativos se derivan de actividades secundarias, tales como la venta de activos.

2. Crea una cuenta de ingresos

Una vez definidos los tipos de ingresos, es necesario crear una cuenta de ingresos para cada categoría. La cuenta de ingresos es un registro en tu libro de contabilidad que te permitirá hacer seguimiento de los ingresos que tu empresa recibe. Puedes clasificar las cuentas de ingresos como operativas o no operativas, y también puedes crear subcuentas según las diferentes fuentes de ingresos.

3. Registra las percepciones de ingresos brutos

Cuando tu empresa recibe un ingreso bruto, debes registrar la transacción en la cuenta de ingresos correspondiente. Si tu empresa vende productos o servicios, registrarás la venta en la cuenta de ingresos operativos correspondiente. Si recibes ingresos no operativos, registrarás la transacción en la cuenta de ingresos no operativos correspondiente.

4. Registra los impuestos

Es importante tener en cuenta que los ingresos brutos están sujetos a impuestos. Cuando registres una percepción de ingresos brutos, también deberás registrar los impuestos correspondientes. Por ejemplo, si tu empresa vende productos, deberás registrar el impuesto sobre las ventas.

5. Registra los descuentos y devoluciones

Es posible que algunos clientes soliciten descuentos o devoluciones en las transacciones de venta. En estos casos, deberás registrar los descuentos o devoluciones correspondientes en la cuenta de ingresos correspondiente. Esto te permitirá hacer seguimiento de los ingresos reales de tu empresa.

Registrar correctamente las percepciones de ingresos brutos en la contabilidad de tu empresa es crucial para conocer su situación financiera y tomar decisiones informadas. Es importante definir los tipos de ingresos, crear una cuenta de ingresos para cada categoría, registrar las percepciones de ingresos brutos, registrar los impuestos correspondientes y registrar los descuentos o devoluciones. Con estos pasos, podrás llevar una contabilidad clara y precisa de tu empresa.

Qué hacer si la percepción de ingresos brutos en una factura fue aplicada erróneamente

Cuando se reciben facturas, es importante revisar que los montos correspondan a lo acordado y que los impuestos aplicados estén correctamente distribuidos. Sin embargo, hay ocasiones en las que equivocación pueden ocurrir y es necesario saber qué hacer si se detecta que la percepción de ingresos brutos en una factura fue aplicada erróneamente.

Para empezar, es importante comprender que la percepción de ingresos brutos es un impuesto que se aplica en algunas provincias de Argentina, con el fin de recaudar fondos para el gobierno local. Este impuesto se cobra sobre el total de las ventas y servicios, y se retiene por los proveedores al momento de facturar.

Si detectas que se te ha aplicado erróneamente la percepción de ingresos brutos en una factura, debes tomar las siguientes medidas:

1. Verificar la información de la factura

Lo primero que debes hacer es revisar la factura y verificar si la percepción de ingresos brutos es aplicable a tu situación. Algunas veces, se aplican tasas diferentes para diferentes tipos de servicios. Si luego de revisar la factura determinas que la percepción de ingresos brutos es errónea, entonces es necesario tomar medidas.

2. Comunicarse con el proveedor

Una vez que se ha comprobado que la percepción de ingresos brutos fue aplicada de forma equivocada, es importante comunicarse con el proveedor lo antes posible. Es posible que el proveedor haya aplicado el impuesto por error, y en caso de no haberlo hecho, al menos deberá brindarte una explicación sobre las tasas y los motivos por los que aplicó la percepción de ingresos brutos.

3. Solicitar la emisión de una nota de crédito

Si el proveedor reconoce el error, lo siguiente que debes hacer es solicitar la emisión de una nota de crédito. La nota de crédito es un documento fiscal que permite hacer una corrección sobre una factura previamente emitida. Este documento será una constancia de que se ha corregido la factura, y esta será el documento válido que debes presentar ante el ente fiscal.

  como pagar la factura de ecogas

4. Presentar la nota de crédito ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP)

El siguiente paso es presentar la nota de crédito ante la AFIP para solicitar la corrección de la percepción de ingresos brutos. Este proceso se realiza a través del sistema informático de la AFIP, mediante el cual se cargan los datos correspondientes a la nota de crédito y se da inicio al trámite para la devolución del impuesto.

5. Esperar la devolución del impuesto

Una vez presentada la nota de crédito y los datos correspondientes, la AFIP procederá a realizar la revisión y, en caso de corresponder, se realizará la devolución del impuesto. El plazo para el reintegro del impuesto puede variar dependiendo de la provincia o del tiempo en que la AFIP tome para procesar la solicitud.

En resumen, si detectas que la percepción de ingresos brutos en una factura ha sido aplicada erróneamente, es importante que te comuniques con el proveedor lo antes posible y solicites la emisión de una nota de crédito. Esta nota será el documento válido que debes presentar ante la AFIP para iniciar el proceso de corrección y devolución del impuesto. Es importante mantener una comunicación clara y fluida con el proveedor, para que este pueda proporcionarte toda la información necesaria y facilitar el proceso de corrección de la factura.

¿Qué hacer si la percepción de ingresos brutos en una factura fue aplicada erróneamente?

¿Qué es la percepción de ingresos brutos en una factura?

La percepción de ingresos brutos es un impuesto provincial que se aplica sobre las ventas, tanto de bienes como servicios, realizadas en la jurisdicción de la provincia correspondiente. Esta percepción se aplica como un porcentaje sobre el valor total de la venta y se incluye en la factura que se emite al cliente.

Las empresas que están inscriptas en el régimen de percepción de ingresos brutos deben aplicar este impuesto en las facturas de venta correspondientes, y luego liquidarlo y pagarlo a la autoridad fiscal provincial correspondiente.

¿Cómo funciona la percepción de ingresos brutos en una factura?

En la mayoría de los casos, la percepción de ingresos brutos se aplica sobre el valor total de la venta, antes de impuestos y otros cargos adicionales. Esto significa que si el valor de una venta es de $1000, el porcentaje de percepción aplicable es del 3%, lo que daría como resultado una percepción de $30.

La percepción de ingresos brutos se incluye como un concepto adicional en la factura emitida al cliente final, y debe especificarse tanto el porcentaje aplicable como el valor total de la percepción. De esta manera, el cliente está informado sobre el monto exacto que debe abonar.

¿Qué empresas deben aplicar la percepción de ingresos brutos?

La percepción de ingresos brutos es un impuesto provincial, por lo que cada provincia tiene su propio régimen y alícuotas aplicables. En general, todas las empresas que realizan ventas dentro de la provincia deben inscribirse en el régimen correspondiente y aplicar la percepción de ingresos brutos en las facturas de venta emitidas.

En algunos casos, existen exenciones o adecuaciones disponibles para empresas que facturan montos bajos o que están en una situación particular. Sin embargo, en general, las empresas deben cumplir con el régimen de percepción de ingresos brutos de la provincia en la que operan.

¿Qué beneficios tiene la percepción de ingresos brutos?

La percepción de ingresos brutos tiene varios beneficios para la provincia que la aplica, ya que permite recaudar un impuesto adicional sobre las ventas realizadas dentro de su jurisdicción. Además, este impuesto se aplica de manera más justa y equitativa, ya que se grava a todas las empresas que realizan ventas, independientemente del lugar en el que están establecidas.

Para las empresas, la percepción de ingresos brutos puede tener un impacto financiero importante, ya que representa un costo adicional que debe ser incluido en los precios de venta. Sin embargo, este impuesto no es deducible como crédito fiscal en la mayoría de los casos, lo que significa que no se puede compensar con otros impuestos que deban pagarse.

Conclusiones

En conclusión, la percepción de ingresos brutos es un impuesto provincial que se aplica sobre las ventas realizadas dentro de la jurisdicción de cada provincia. Este impuesto se aplica como un porcentaje sobre el valor total de la venta y se incluye en la factura que se emite al cliente final.

Las empresas que están inscriptas en el régimen de percepción de ingresos brutos deben aplicar este impuesto en las facturas correspondientes y luego liquidarlo y pagarlo a la autoridad fiscal provincial correspondiente.

Si bien la percepción de ingresos brutos puede representar un costo adicional para las empresas, es importante cumplir con las regulaciones fiscales correspondientes, ya que es una obligación legal. Además, este impuesto permite a las provincias recaudar más ingresos con el objetivo de mejorar los servicios y la calidad de vida de los habitantes.

¿Qué es la percepción de ingresos brutos en una factura y cómo funciona?

La percepción de ingresos brutos en una factura es un tema crucial para cualquier empresa emisora. En muchos casos, las empresas pueden estar un poco confundidas acerca de cómo el hecho de publicar una factura con ingresos brutos puede afectar su negocio. En este artículo, exploraremos el tema más a fondo y detallaremos las posibles implicaciones que pueden surgir.

Aclarando conceptos

Antes de profundizar en el tema, es importante aclarar algunos conceptos clave que forman parte de las facturas. En primer lugar, los ingresos brutos son los ingresos totales que una empresa gana de todos los servicios que ofrece, sin tomar en cuenta ningún gasto o deducción. Estos ingresos brutos son diferentes de los ingresos netos, que tienen en cuenta todos los costos y deducciones para calcular la cantidad final de ganancias.

En segundo lugar, una factura es un documento que se usa para reclamar un pago por un servicio o producto que se ha ofrecido a un cliente. Las facturas suelen incluir información detallada sobre el servicio prestado, como la fecha, el precio y los impuestos correspondientes.

En tercer lugar, las empresas que emiten facturas pueden estar obligadas a publicar los ingresos brutos en la factura. Por ejemplo, muchas leyes tributarias exigen que todas las facturas contengan información detallada sobre los impuestos que corresponden a cada transacción.

Implicaciones financieras

La publicación de los ingresos brutos en una factura puede tener algunas implicaciones financieras para la empresa emisora. Por un lado, si los clientes ven que se han cobrado los ingresos brutos totales, pueden asumir que los precios son más altos de lo que realmente son. Esto puede llevar a una disminución en las ventas si los clientes sienten que están pagando más de lo que deberían por el producto o servicio.

  modelo de nota de credito por anulacion de factura

Sin embargo, publicar los ingresos brutos también puede ser beneficioso para la empresa. La transparencia financiera ayuda a construir la confianza con los clientes y puede llevar a un aumento en las ventas a largo plazo. Además, tener un registro claro de los ingresos brutos puede ser útil para fines contables y de impuestos.

Implicaciones jurídicas y regulatorias

Además de las implicaciones financieras, la publicación de los ingresos brutos en una factura también puede tener implicaciones jurídicas y regulatorias. Por ejemplo, muchas leyes tributarias exigen que todas las facturas contengan información detallada sobre los impuestos que corresponden a cada transacción. Si la empresa no cumple con estas regulaciones, puede enfrentar multas o sanciones legales.

La falta de transparencia financiera también puede plantear problemas legales si se descubre algún tipo de fraude o evasión fiscal. La publicación de los ingresos brutos puede ayudar a prevenir el fraude, ya que puede servir como una forma de verificar que se han calculado correctamente los impuestos correspondientes.

Implicaciones en la reputación de la empresa

La publicación de los ingresos brutos en una factura también puede tener implicaciones en la reputación de la empresa. Si una empresa está publicando ingresos brutos que son muy altos en relación con los precios que ofrece, los clientes pueden percibir la empresa como poco ética o poco confiable. Esta percepción negativa puede llevar a una disminución en la reputación de la empresa, lo que puede ser perjudicial a largo plazo.

Por otro lado, la transparencia financiera puede ser vista como una señal positiva por los clientes y puede mejorar la reputación de la empresa. Los clientes pueden percibir que la empresa es honesta y transparente, lo que puede llevar a una mejora en la relación con los consumidores.

En resumen, la publicación de los ingresos brutos en una factura puede tener varias implicaciones para la empresa emisora. Aunque puede llevar a una disminución en las ventas a corto plazo, puede mejorar la transparencia financiera y la reputación de la empresa a largo plazo. Además, cumplir con las regulaciones tributarias es fundamental para evitar problemas legales a largo plazo. En última instancia, cada empresa debe examinar cuidadosamente los pros y los contras de publicar ingresos brutos en sus facturas y tomar la decisión que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Qué impuestos incluye la percepción de ingresos brutos en una factura?

Cuando se trata de facturar, es importante estar conscientes de los impuestos que deben incluirse en los documentos que emitimos a nuestros clientes. Uno de ellos es la percepción de ingresos brutos.

Este impuesto, también conocido como IIBB (Impuesto sobre los Ingresos Brutos), es una carga fiscal que los Estados provinciales, en Argentina, cobran a las empresas o profesionales que realizan actividades comerciales.

En otras palabras, la percepción de ingresos brutos es un tributo que grava las operaciones realizadas por un contribuyente en su carácter de responsable inscripto o en régimen general.

¿Qué se considera ingreso bruto?

Para entender mejor qué impuestos incluye la percepción de ingresos brutos en una factura, es importante saber que se considera ingreso bruto.

Se entiende como ingreso bruto al total de los ingresos obtenidos por la actividad comercial de un contribuyente, sin deducir los gastos que haya tenido.

Esto incluye, por ejemplo, el precio de venta de los productos o servicios que se ofrezcan, los intereses, las rentas, los dividendos, los alquileres, entre otros.

¿Qué impuestos incluye la percepción de ingresos brutos?

Una vez que entendemos qué se considera ingreso bruto, podemos ahondar en los impuestos que incluye la percepción de ingresos brutos en una factura.

En la mayoría de las provincias de Argentina, este tributo está conformado por dos partes: una tasa fija y una tasa variable.

La tasa fija es un porcentaje que se aplica sobre los ingresos brutos que se generan en una determinada actividad económica. Este porcentaje varía según la provincia en la que se desarrolle la actividad.

La tasa variable, por otra parte, se determina de manera mensual o trimestral. Esta tasa se fija en base a los ingresos brutos declarados durante ese período.

En este sentido, es importante destacar que las empresas o profesionales que desarrollan actividades en distintas jurisdicciones del país deberán cumplir con las normativas y regulaciones de cada una de ellas.

Algunas de las actividades que suelen estar alcanzadas por la percepción de ingresos brutos son:

  • Comercio
  • Servicios
  • Industria
  • Construcción
  • Transporte y almacenamiento
  • Actividades financieras y seguros
  • Entre otras

¿Cómo se calcula la percepción de ingresos brutos en una factura?

El cálculo de la percepción de ingresos brutos en una factura varía según la provincia en la que se desarrolle la actividad.

Generalmente, este tributo se calcula en forma mensual o trimestral, y se realiza en base a los ingresos brutos obtenidos durante ese período.

Además, como mencionamos anteriormente, la percepción de ingresos brutos está conformada por una tasa fija y una tasa variable.

La tasa fija se aplica sobre los ingresos brutos obtenidos en una determinada actividad, mientras que la tasa variable se determina en base a los ingresos brutos declarados durante el período correspondiente.

Por ejemplo, si la tasa fija de la provincia en la que se desarrolla la actividad es del 3%, y los ingresos brutos de la empresa durante el mes fueron de $100.000, el monto a pagar por la percepción de ingresos brutos será de $3.000.

El cálculo de la tasa variable, por otra parte, dependerá de los ingresos brutos que la empresa o profesional haya declarado durante ese período.

Conclusión

La percepción de ingresos brutos es un tributo que debe ser incluido en las facturas de las empresas o profesionales que realizan actividades comerciales en Argentina.

Este impuesto está conformado por una tasa fija y una tasa variable que varían según la provincia en la que se desarrolle la actividad.

Es importante estar al tanto de los impuestos a incluir en nuestras facturas para evitar problemas con la ley y cumplir con nuestras obligaciones fiscales.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad